www.extremos.org.ve

Extremos... tu estilo de vida.

Portada del sitio > Publicaciones > Anatomía y Microestructura de los Osteodermos Fósiles de Glyptodon clavipes Y (...)

Paleontología de Vertebrados

Anatomía y Microestructura de los Osteodermos Fósiles de Glyptodon clavipes Y Holmesina sp. (XENARTHRA: CINGULATA)

Resumen

Miércoles 9 de enero de 2008, por Imeru Alfonzo Hernandez

El orden Xenarthra constituye un grupo de mamíferos placentarios representado por 31 especies existentes y cerca de 150 especies fósiles, cuyo origen se remonta a comienzos del período terciario, hace 60 millones de años. Durante el terciario, los xenartros evolucionaron en dos clados principales: Pilosa (perezas arborícolas, osos hormigueros, milodóntidos y megaterios) y Cingulata (armadillos, gliptodontes y pampaterios), cuyos representantes están protegidos por una armadura formada por osificaciones integumentarias (osteodermos). El presente estudio comprende un análisis estructural de los osteodermos fósiles de Glyptodon clavipes (Glyptodontidae) y de Holmesina sp (Pampatheriidae) recolectados en el Sitio de Muaco (Distrito Colina, Edo. Falcón). Para el estudio microanatómico, las muestras fueron observadas en un microscopio electrónico de barrido S-4500 (voltaje: 5 kV, aumento: 90- 4500 X). Los osteodermos de los escudos escapular y pélvico de Holmesina sp. son hexagonales, compuestos por una sola figura con una superficie perforada por pequeñas depresiones circulares de profundidad variable. En G. clavipes, la mayoría de los osteodermos son hexagonales y están constituidos por una figura central con una pequeña depresión o cuenca, delimitada por un surco central profundo y rodeada de seis a ocho figuras periféricas, divididas entre sí por surcos radiales. A nivel microscópico, la superficie de los osteodermos de G. clavipes está texturizada por un número mayor de hoyuelos y porosidades que en Holmesina sp. Un corte histológico del osteodermo de Holmesina sp. muestra un detalle de la capa superficial, integrada por fibras mineralizadas y atravesada por líneas de crecimiento que corren paralelas a la superficie, y una zona más profunda de hueso compacto, perforada por canales vasculares y trabéculas. En contraste, los osteodermos de G. clavipes revelan una región trabecular más amplia, con numerosos canales vasculares y zonas de resorción irregulares.


I. Alfonzo-Hernández1, E. Chávez-Aponte1, 2, C.E. Barrios3, H.J. Finol3 y
A. Boada-Sucre4.

1 Museo Geológico Dr. José Royo y Gómez. Escuela de Geología, Minas y Geofísica. Facultad de Ingeniería. Universidad Central de Venezuela, Caracas.

2 Postgrado en Zoología. Instituto de Zoología Tropical, Facultad de Ciencias. Universidad Central de Venezuela, Caracas.

3 Centro de Microscopia Electrónica “Dr. Mitsuo Ogura†. Facultad de Ciencias, Universidad Central de Venezuela, Caracas.

4 Instrituto de Estudios Científicos y Tecnológicos, Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez, Miranda.